Wallmapu, 2014: No a los Testigos sin rostro, Juicio Justo para Emilio Berkhoff

NO A LOS TESTIGOS SIN ROSTRO, JUICIO JUSTO PARA EMILIO BERKHOFF!

FUENTE: change.org

  • Petición para: Sra. Michelle Bachelet

NO A LOS TESTIGOS SIN ROSTRO, JUICIO JUSTO PARA EMILIO BERKHOFF!

    1. Petición creada porTemuco, Chile
    2. Comisión Ética Contra la Tortura

 

Emilio Berkhoff, ex estudiante de Antropología de la Universidad Católica de Temuco, podría ser considerado por el pueblo mapuche como uno más entre los chilenos con apellido extranjero, pero no, Emilio se ha ganado un lugar en el corazón del wallmapuche.

Motivado por justas razones templadas durante varios años al calor de un profundo espíritu de sacrificio, decidió abandonar su lógica de vida anterior para ir en compañía de su señora e hijos, a vivir junto al pueblo mapuche a orillas del Lleu-Lleu, enfrentando las duras condiciones de opresión, de pobreza y reducción a las que gran parte del pueblo-nación mapuche está hoy sometido. Pero que en ellas -dice-, espera criar a sus hijos con los más altos valores y vivir como un hombre digno.

Hoy Emilio Berkhoff es preso político por la causa Mapuche en la Región de BíoBío. La fiscalía de Cañete insiste en su pretensión de usar testigos sin rostro o anónimos en el juicio que se llevará a cabo próximamente contra Emilio Berkhoff. Estos testigos anónimos son  las únicas pruebas que tiene el Ministerio Público en contra de Berkhoff, según señaló el Fiscal Hermosilla.

La reserva de identidad de los testigos, es una medida que pretende darles protección, que está amparada por la Ley Anti-Terrorista. Sabemos que existen otras formas, mucho más efectivas para proteger a testigos, medidas que no atentan con el debido proceso. Por otro lado, recordemos que Emilio Berkhoff no está siendo procesado por esta Ley.

Estos testigos anónimos, son testigos con rostros ocultos y voz distorsionada. Por lo tanto, en el caso de dar falso testimonio, no pueden ser acusados y menos enfrentar un juicio por perjurio. Los testigos en general DEBEN tener en cuenta que pueden ser sometidos a proceso si mienten en un juicio. En el caso particular de los testigos anónimos, la situación es aberrante, pues no hay como perseguirlos si se comprueba que están mintiendo.

Nos unimos entonces en pedir tu intervención, a través de tu firma y difusión de esta petición, por un JUICIO JUSTO PARA EMILIO SIN TESTIGOS ANÓNIMOS, que se ajuste al debido proceso y que garantice sus derechos.

El nuevo Gobierno ha hablado de respetar los derechos humanos. Y te pedimos por ello, que estimules a la Presidenta Michelle Bachelet y a su gobierno a que cumplan sus promesas.

 Gracias por tu cooperación!

Para:
Sra. Michelle Bachelet, Presidenta de la República de Chile
Sr. José Antonio Gómez, Ministro de Justicia
El motivo de esta carta es dirigirnos a ustedes para denunciar la lesión al interés procesal del ciudadano chileno Emilio Berkhoff Jerez, imputado por los delitos de incendio, robo y porte ilegal de armas, que también se imputan a otros activistas mapuche.
La fiscalía mantiene la posición de usar testigos a los cuales no se les conoce su identidad, lo que favorece una condena sin pruebas a Emilio Berkhoff. Este método es propio de una dictadura y no de la justicia bajo una democracia.
La figura jurídica del uso de “testigos sin rostros” resulta violatoria a los derechos al debido proceso, ya que impide cuestionamientos a su credibilidad, coartando el derecho a la defensa y a la igualdad de armas procesales que todo imputado en un Estado de Derecho ha de tener. Se debe considerar especialmente el hecho que la defensa del imputado deja de ser efectiva e igualitaria cuando no se conoce el nombre de quién está declarando, ni su relación con el imputado, por tanto no permite revisar su efectiva credibilidad ante el tribunal ni tampoco posibilita hacer efectiva su responsabilidad en caso de incurrir en el delito de falso testimonio. El delito de falso testimonio en la mayoría de los casos no se podría probar por parte de la defensa, por lo tanto, para permitir una defensa real, se deben crear figuras especiales para asegurar que las posibilidades de defensa sean conformes al derecho internacional.
Por eso solicitamos de ustedes usen sus buenos oficios para tomar las medidas pertinentes y asegurar que Emilio Berkhoff Jerez, actualmente procesado en el juzgado de Cañete, y recluido en la cárcel de Lebu, tenga acceso a un juicio justo. Una justicia que no es transparente ni imparcial deja de ser justicia y se convierte en un instrumento para imponer penas arbitrarias.
Esperando que nuestra carta sea debidamente considerada

Saluda atte. A Ud.
Comisión Ética Contra la Tortura Temuco.

Correo electrónico comisioneticatemuco@gmail.com

Teléfono de contacto
89832563

Les adjuntamos la declaración de la Comision Ética Contra la Tortura de Santiago del dia 25 de Marzo 2014

El día viernes 14 de marzo el Fiscal del Ministerio Público, señor Álvaro Hermosilla, presentó un recurso ante la Corte de Apelaciones de Concepción buscando restituir la reserva de identidad de catorce testigos protegidos en el juicio que se sigue en contra del ciudadano Emilio Berkhoff Jérez. La resolución había sido adoptada por la Magistrado del Juzgado de Garantías de Cañete, señora May Lin Wong, y ratificada el día miércoles 12 de marzo. En este contexto, a modo de presión a la corte penquista, el Fiscal Hermosilla condicionó el futuro de la acción judicial del organismo persecutor en base a la restitución de la reserva de identidad de los testigos, señalando ademásque son sus únicas pruebas en contra de Berkhoff. Ante estos hechos la Comisión Ética Contra la Tortura declara lo siguiente:
1. Valoramos la resolución adoptada por la magistrada May Lin Wong, que en tanto operadora de un sistema que pretende impartir justicia, desea evitar con esta medida que no se cometan errores y resuelve por tanto, retirar la reserva de identidad de catorce testigos presentados por el Ministerio Público. A nuestro juicio este hecho que propone contar con condiciones mínimas de respeto al debido proceso pavimenta el camino para la obtención de libertad inmediata del Sr. Berkhoff, y por ende, de mantener dicha resolución quedará en clara evidencia que este ciudadano ha sido objeto de prisión indebida, con todos los costos humanos y familiares que ha significado privarlo de libertad, dejarlo expuesto a castigos intrapenitenciarios, castigos físicos y tortura; reclusión en presidios alejados de su familia, agregando al castigo arbitrario perseguido por el Fiscal del Ministerio Público y el Ministro del Interior del entonces Gobierno de Piñera, la imposibilidad de ser visitado permanentemente como cualquier recluso por su familia.
2. Reiteramos lo dicho por el Relator de Naciones Unidas para la Defensa de los Derechos Humanos en la Lucha Contra el Terrorismo, señor Ben Emerson, que los testigos con reserva de identidad no sólo hacen imposible el ejercicio de un debido proceso, sino que la reserva de identidad de los testigos no permite evaluar el mérito de las pruebas y saber qué vínculos e intereses pueden tener estos testigos. El caso más flagrante de ello, lo prueba el testimonio del testigo protegido Raúl Castro Antipán y su relación con Carabineros de Chile que él mismo definió como su “informante e infiltrado pagado a sueldo” para acusar como testigo sin rostro, en varios juicios, a mapuche. En este sentido la resolución de la Magistrada permite no sólo que la defensa ejerza su función como tal, sino que, además, cautela que en el ejercicio de su función, el procedimiento esté exento de errores y subjetividades.
3. De mantenerse esta contienda en el plano estricto de la ética y la Justicia, la Corte de Apelaciones de Concepción debiese ratificar la resolución de la magistrada del Juzgado de Letras de Cañete y con ello, recuperar la confianza que debe tener la ciudadanía en la Justicia.
4. Finalmente, reiteramos lo señalado por la Comisión de Observación y Resguardo de los Derechos Humanos de los Pueblos Originarios, -CORDHPO-, iniciativa impulsada por la Comisión Ética Contra la Tortura, que junto a organizaciones y personalidades de la sociedad civil hicieron entrega de una carta a la señora Bachelet en su calidad de Presidenta electa el día lunes 3 de febrero de 2014, donde se le expresó que había llegado la hora de actuar de acuerdo a lo que ella misma había señalado en su campaña presidencial, cuando reconoció haber cometido errores políticos y judiciales contra el pueblo mapuche y sus luchadores sociales, en su primer Gobierno. En dicha misiva se señaló además, que en “las cárceles de Concepción, Lebu, Angol, Chol Chol y Temuco, permanecen en prisión cerca de veinte personas de origen mapuche o simpatizantes de su causa. Algunos están en prisión preventiva y otros cumpliendo condenas. Aún cuando existe un número mayor de hombres y mujeres a la espera de juicios, afectados por diversas formas de restricción de libertad, tales como, arresto domiciliario, arraigo o medidas cautelares. Si a esto añadiéramos las numerosas detenciones ilegales, la cantidad de personas afectadas por la acción policial y judicial, sobrepasaría el centenar”. En este escenario, denunciamos la persecución política que se ha expresado en “doble procesamiento (Héctor Llaitul y Ramón Llanquileo); largas prisiones preventivas sin encontrarse evidencias por parte del Ministerio Público (Facundo Jones Huala); numerosas absoluciones, como en el caso del derrumbe del montaje en contra del werken Daniel Melinao de la comunidad Wente Winkul Mapu; persecución a autoridades ancestrales (machi Millaray Huichalaf); aplicación de la ley antiterrorista en contra de menores de edad (José Antonio Ñirripil); uso de testigos protegidos y compensados bajo la aplicación de dicha ley dejada por la dictadura y de la que hoy se aplican algunos de sus articulados, sin invocarla”. Finalmente, en dicha carta se denunciaba los tratos crueles e inhumanos de los que han sido objeto los presos políticos, haciendo mención al caso de Emilio Berkhoff en la cárcel de Lebu, situación constatada por Rodrigo Bustos Bottai, Jefe de la Unidad Jurídica Judicial del Instituto Nacional de Derechos Humanos.

COMISIÓN ÉTICA CONTRA LA TORTURA (CECT)

Atentamente,

[Su nombre]