Wallmapu, 2014: Situación de La Araucanía. Respuesta de Intendente Huenchumilla a LT

Situación de La Araucanía

01/07/2014 
Señor director:
En los últimos días La Tercera me ha dedicado varios artículos, coincidentemente negativos. Quisiera realizar algunas puntualizaciones.

Respecto de “La incomodidad oficialista con el intendente Huenchumilla”, de Reportajes, sin duda se trata de una fuente interesada que el diario hace suya sin más. O sea, se trata de rumores que son falsos. Naturalmente que no faltará alguien que desee que fueran verdaderos.

En relación al artículo de Fernando Villegas, también de Reportajes, se trata de filosofía especulativa, por lo tanto no hay drama, salvo en relación a los hechos del pasado respecto de los cuales los historiadores no le dan la razón al articulista, con excepción del señor Villalobos, que al parecer sería su inspirador. Me quedo con un artículo sobre la cuestión mapuche que escribió Villegas hace unos años en este mismo diario, donde sostiene una tesis totalmente opuesta a la presente. Tampoco hay problema sobre este particular, porque todos tenemos derecho a cambiar.

Me llama la atención el artículo del historiador Alfredo Jocelyn-Holt al hacer un listado de fanáticos en cuya categoría me incluye, sin percatarse, con un mínimo de humildad, que cae en el peor de los fanatismos, al creer que sólo él tiene la verdad y todos los demás estamos equivocados. ¿Qué tiene de fanatismo el que si yo no hubiese sido abogado y estuviera viviendo en medio de la pobreza con una hectárea de terreno luchara por mi dignidad y por recuperar las tierras que, según mi historia familiar, el Estado les arrebató a mis antepasados, concretamente a mi abuelo? ¿O el historiador supone que mi lucha sería violenta? ¿De dónde saca eso? ¿Acaso en un pasado reciente los agricultores no lucharon contra la reforma agraria que, según ellos, les quitaba sus tierras? ¿Diría que se trataba de un grupo de fanáticos? Relaciono la última parte del artículo del historiador con el editorial del 29 de junio.

Respecto de lo que sucede en La Araucanía he señalado y reitero que estamos frente a una situación grave que califico de conflicto asimétrico. Ese es un diagnóstico, no un deseo mío. Cual médico doy a conocer la enfermedad social que tiene nuestra región; pero las causas de las enfermedades no las tienen los médicos, aunque tengan la dolorosa misión de dar la triste noticia a los familiares. Simplemente he constatado una realidad grave y considero obligatorio darla a conocer al país.

Cuando digo que decenas de familias viven en la pobreza con una hectárea, al lado de alguien que vive en la opulencia con dos mil hectáreas y digo que debe entregarlas, no estoy estableciendo una obligación jurídica, sino que estoy haciendo un pronóstico en orden a que esa situación es el caldo de cultivo para la violencia y que de no ponerse remedio a tal injusticia el conflicto se va a incrementar. No es mi deseo. Es encender las luces amarillas y rojas al Estado. Diagnóstico y pronóstico.

Jocelyn-Holt duda de mi moderación. Soy un moderado y me considero un hombre de centro reformista. Soy creyente, católico, apostólico y romano, creo en la democracia y en la economía social de mercado; en la necesidad de tener políticas fiscales serias, en la tolerancia y el pluralismo. Rechazo la violencia, creo en la renovación gradual de la sociedad mediante el libre debate de las ideas (siguiendo a Norberto Bobbio), creo en la igualdad y en la libertad  de los seres humanos y un largo etcétera.

Pero, no se equivoquen, también creo que este país es racista, clasista y profundamente desigual e injusto. Y que nuestras clases dirigentes no conocen la historia de cómo el Estado de Chile se formó en la región de La Araucanía, de ahí el fanatismo con que me atacan. Por ello, si hay  algo que detesto es a los fanáticos de todo tipo.

Finalmente, me cargan los yanaconas, aquellos que inclinan su cabeza frente a los poderosos. Me siento libre y sin compromisos, salvo los que voluntariamente he aceptado, como ser intendente de una región que tiene un problema de Estado y que he tratado, no sé si infructuosamente, de relevar frente al país. Mientras cuente con la confianza de la Presidenta de la República seguiremos en esta tarea de encontrar la paz social.

Francisco Huenchumilla Jaramillo

Intendente de La Araucanía

 

LATERCERA.COM