EE.UU.: Una democracia de los ricos para los ricos