Venezuela: La cuestión es que el gobierno nunca se propuso destruir el Estado capitalista